Nada, de Carmen Laforet

Nada, de Carmen Laforet

“Nada” es la obra de Carmen Laforet publicada en 1944, que supone una renovación en la narrativa española de la época. Fue merecedora del Premio Nadal en 1945 y más tarde, en 1948, obtuvo el Premio Fastenrath de la Real Academia Española.

La escritora invita a conocer la España después de la Guerra Civil, en donde la crisis existencial y económica se respira pesada en las calles. La obra narra el momento en el que Andrea, una joven originaria de un pueblo, llega a Barcelona a estudiar. Aunque pareciera que es común encontrarse con novelas en el que los personajes viajan de sus lugares de origen a las grandes ciudades, esta entrega logra dar cuenta de lo ocurrido en un periodo de confusión tanto para los que presenciaron la guerra como las generaciones posteriores.

Andrea es una joven que no sé identifica con nada, se siente sola y le cuesta hacer amigos. Al llegar a la ciudad donde se reuniría con su familia, su tía Angustias, su tío Román, su tío Juan, entre otros, en un ambiente de violencia, suciedad y pobreza le harán comprender lo conflictivos que son, ya que el haber vivido la guerra les dejó marcados. Andrea buscará consuelo en las calles y en la escuela. Aunque se siente incomprendida, encontrará aliento en sus amigos, quienes la llevarán a las fiestas, la meterán en líos y entenderá que no en todos hay que confiar.

La ciudad será su confidente y quien resguarde a la verdadera Andrea, quien caminará por las calles oscuras tratando de buscar aquello que necesita, gastará sin consciencia en todos sus caprichos y delatará su falta de responsabilidad.  La novela revela las impresiones de Andrea tanto de su familia como de sus amigos, y de su propia voz conocer los problemas existenciales que la edad y el contexto le generan.

En general, la novela de Carmen Laforet nos sitúa en la mirada de una joven que no se esfuerza por cambiar el contexto que tanto le molesta, el compromiso nulo con sus amigos y su familia, lidiar con la pasividad serán las cosas que la llevarán a dar un giro inesperado en el fin de su visita a la gran ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *